Pinot Noir exigente al lugar de cultivo y muy fácil de beber

Pinot Noir exigente al lugar de cultivo y muy fácil de beber
Pinot Noir

racimo de Pinot Noir

Pinot Noir es una variedad de uva muy exigente en cuanto al lugar donde se la cultiva, lo que la hace una variedad difícil para los productores de uva. Sin embargo, es una variedad muy fácil de beber.

La Pinot Noir es una variedad de uva tinta de piel fina y origina, normalmente, vinos de poco color y niveles bajos a medios de taninos. En regiones que son demasiado frescas, las uvas no madurarán totalmente y los vinos tendrán sabores vegetales. En algunas pocas regiones es posible encontrar el equilibrio correcto, y los vinos resultantes exhiben aromas a frutas rojas y desarrollan matices vegetales y animales con la edad. En regiones calurosas, los delicados sabores de la Pinot Noir se pierden y los vinos adquieren sabores a mermelada.

Algunos vinos Pinot Noir pueden desarrollar gran complejidad con la edad. No obstante, excepto en el caso de los mejores provenientes de la región de la Borgoña y otros lugares de calidad, lo mejor es consumir la mayoría de los Pinot Noir cuando son jóvenes y afrutados.

Cuando los vinos elaborados de la Pinot Noir son envejecidos en roble adquieren notas de pan tostado y vainilla que fácilmente pueden dominar los delicados sabores de esta variedad.

Esta variedad suele producir sus mejores vinos cuando no se la mezcla con otras variedades (a pesar de que se la suele utilizar como un componente de muchos vinos espumosos como la Champagne). En la Borgoña, la Pinot Noir, puede ser mezclada con la variedad Gamay.