Diferencia entre los vinos del viejo mundo y los del nuevo mundo del vino

Países ProductoresHoy en día se habla de vinos estilo viejo mundovinos estilo nuevo mundo, esto así porque hay una clara tipicidad que caracterizan a cada uno de ellos. Las diferencias entre estos dos  mundos el viejo mundo y el nuevo mundo del vino se aprecia desde diferentes puntos de vistas.

Primero desde el punto de vista de su ubicación geográfica podríamos decir que el viejo mundo se concentra en el continente Europeo, y lo conforman básicamente los países que gozan de una larga tradición vinícola, entre estos: Portugal, España, Francia, Italia, Alemania, Hungría. El nuevo mundo en cambio se concentran principalmente en el continente americano, sin embargo todos los país que tiene una tradición vinícola por debajo de los 500 años son considerados nuevo mundo en término vinícola. Podríamos destacar a Estados Unidos, Chile, Argentina, Canadá, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, La India y China.

Viendo el caso a partir de los estilos de elaboración y producto final, en el caso de los vinos estilo viejo mundo destacan por tener, en el mayor de los casos, colores pocos llamativos, delicados y elegantes, aromas más complejos que intensos, acidez marcada, ser bien equilibrados y el contenido de alcohol por lo regular no excede los 14 grados. Los vinos estilo nuevo mundo se destacan por tener colores más llamativos que los del viejo mundo, de buena intensidad cromática, intensos aromas frutales, acidez media, buena estructura, son bien concentrados y tienen altos niveles de alcohol.

En la actualidad es común encontrarnos con vinos del viejo mundo con estilo de vinos del nuevo mundo y viceversa porque hay una gran competitividad por acaparar los mercados internacionales.

Podaríamos concluir que el viejo mundo se centra más en su tradición tanto de cultivo como de vinificación y que el nuevo mundo da paso a la tecnología y a la innovación.

La moraleja de este tema es que no podemos decir que uno es mejor que el otro, sino que son estilos diferentes, uno apegado a su tradición y otro más abierto a la innovación.